viernes, 30 de abril de 2010
      
         La presentación tuvo lugar en Trapezzio Café, en el barrio antiguo de la ciudad de Valencia. Allí, un dieciocho de diciembre del 2009, tomé mi primera comunión  literaria rodeado de mis buenos amigos y familiares.

 

      Fue una presentación informal, de esas que son emotivas y sinceras. Creo que las fotos hacen justicia al comentario. Debo mucho a muchos, comenzando por Alberto y José Manuel de Trapezzio, y terminando con Mario, Mercedes, Pilar, Maite, Jorge y otros. Sin olvidar a Alex con la cámara y David con sus relaciones públicas. Perdonar a todos los que no menciono, pero ya sabéis que os quiero de corazón.
     Los amigos me preguntaban si estaba nervioso. La verdad es que ni un ápice. Yo mismo estaba asombrado de ese aplomo y absoluta tranquilidad... sin necesidad de valium. El tiempo no acompañó, lo que me hizo sentir ese día lo poco que mandamos en el planeta, aunque nos empeñemos en ver lo contrario. Al final, tuvimos que cambiar de postura y optar por realizar el acto dentro del local. Como esperábamos a mucha gente, en principio todo estaba preparado para una especie de fiesta glaumorosa en el exterior, con grandes tulipas, farolillos, plantas y luces de colores. ¡Lástima!
     Sobre las veinte horas de una tarde plomiza y fría, comenzó todo. Pronto, el local se llenó de amigos que deseaban saludar a la sobria reinona, y yo me dejé querer... a pesar de que ya llevaba mi buen aperitivo de cariño derrochado por mi amiga Maite. Las bandejas de canapés y las copas de aguas de Valencia perdieron rápidamente la batalla ante la sedienta horda, ávida de celebrar el entrañable festejo. Sobre las 2o.30 horas, Jorge comenzó su irónico y sutil discurso de presentación. Sus, hoy famosos gazapos sobre Aristarco y el Faro de Alejandría -elementos de la segunda novela-, fueron rápidamente restañados por su carisma, sonsacando las sonrisas de todos los presentes. Personalmente lo exculpo, puesto que apenas tuvo tiempo de preparar nada, en unos momentos llenos para él de grandes contratiempos. Lo que sí me apena es que, teniendo en sus manos el manuscrito desde hacía dos años, ni siquiera le hubiera echado una mísera ojeada. ¡Qué le vamos a hacer! Las cosas del querer son muy extrañas.
    Mi disertación fue breve. Deseaba no aburrir y no dar opciones a chistes o bromas de mal gusto; algo que podía suceder, dadas las características de la charla de mi amigo. Tuve suerte, y tan sólo tuve una interrupción, que obvié con la mayor elegancia posible. 
    Después de relatar algunos pormenores de la obra, hablar de su difícil consecución y decir unas sentidas palabras finales sobre la vida, se dio paso a la firma de ejemplares. Aquí empezó lo mejor y lo peor. Pues ya se sabe que amor y dolor viajan juntos. Y dos horas de sentimentales dedicatorias, muy personalizadas, son testigo de ello. Perdí toda noción del tiempo. Un nuevo rostro. Besos. Trazos hermosos en el papel. Más besos. Sorpresas maravillosas por las gentes que no veía desde hace mucho. 
      Al principio,  la inspiración era inagotable; pero el tiempo fue exigiendo la deuda y tuve que hacer acopio de fuerzas para terminar con la cabeza alta. ¡Y no probé ni un canapé! Tan sólo bebí un poco de agua para mantener la boca y la mente despiertas.
    Lo mejor de todo fue comprobar que mis palabras llegaron a unas pocas personas, y que, a su vez, alguna otra captó vivamente mi interés. Como la chica del sombrero, de mirada clara y suave sonrisa. Y no diré sus nombres, que guardo entre mis más preciados secretos.
        El evento terminó con la firma de cerca de ochenta ejemplares. Un sueño de una noche de invierno.

 


Tags: blogs, noticia, actualidad, literatura

Publicado por jrsalesworld @ 0:13
Comentarios (4)  | Enviar
Comentarios
Publicado por rachelvampiresa
s?bado, 01 de mayo de 2010 | 19:24
La lluvia fué un toque especial para aquella noche de bohemia;aunque hiciera que nos tuviéramos que acoplar a un reducido espacio,pero pienso que consiguió que fuera más íntima la velada.Dicen que no ocurre nada por casualidad Muchas risas
Publicado por Vikntro
lunes, 03 de mayo de 2010 | 12:03
Aquella luviosa tarde-noche de Diciembre-2009, fue para mi cruzar el umbral hacia "LA VERDAD", que existe dentro de uno mismo. Tuvo mucha magia, el encuentro con personas hacia las que tengo un cariño especial...me lleve "prestada" la siguente frase:
Publicado por Vikntro
lunes, 03 de mayo de 2010 | 12:05
"ESTA OBRA ES EL TRIUNFO DE LA VOLUNTAD DEL CORAZON"
Publicado por Yvero
viernes, 07 de mayo de 2010 | 13:24
Lo importante de ese dia, no fue la lluvia ni el lugar, fue presentar un gran trajajo hecho con mucho esfuerzo y cariño.